*** ¿QUÉ SON LAS ALDEAS INFANTILES SOS? ***




Aldeas Infantiles SOS (SOS-Kinderdorf Internacional) es una organización internacional de asistencia privada, sin fines de lucro, laica y apolítica, que tiene como principal objetivo la formación de familias para niños y niñas que han perdido la protección de sus padres, integrándolos en un entorno que les permita desarrollar una vida normal, establecer vínculos emocionales duraderos y la posibilidad de independizarse como personas felices, exitosas y comprometidas con su comunidad. 

Actúa como una organización independiente no gubernamental de desarrollo social, que  respeta las diferentes religiones y culturas, y trabaja en países y comunidades donde su misión pueda contribuir al desarrollo. Trabaja según el espíritu de la Convención de las Naciones Unidas sobre los derechos del niño y promueven estos derechos en todo momento. 

Un poco de historia…

Los orígenes de esta institución se remontan a los tiempos de la Segunda Guerra Mundial. Los estragos causados por la guerra dejaron a cientos  de niños sin hogar y sin familia. En las ruinas de los bombardeos y en las instalaciones colectivas destinadas a albergar a millones de refugiados, reinaba la desesperación, el descontento y la confusión. 

En ese dramático contexto, un grupo de jóvenes voluntarios fundaron en Austria la organización “Societas Sociales” con el objetivo de buscar una solución adecuada al desamparo infantil.  La asociación adoptó las siglas SOS, iniciales, en idioma inglés, del lema “Salvemos nuestras almas” (Save Our Souls), que a su vez sugiere, en analogía con la señal internacional de auxilio marítimo, un pedido de ayuda. 

Este grupo estaba encabezado por el joven estudiante de medicina Hermann Gmeiner, miembro de una numerosa familia campesina, quien había sufrido la muerte de su madre a la edad de cinco años, quedando bajo el cuidado de Elsa Gmeiner, su hermana mayor. Esta experiencia le dejó la convicción de que el lugar de una madre ausente podía ser ocupado por una persona amorosa que asumiera su responsabilidad. 

Dentro de sus actividades de participación social, Gmeiner observó una situación muy particular: por un lado una gran afluencia de niñas y niños necesitados de protección y seguridad y, por otro, cientos de mujeres que habían quedado solas al perder a sus hijos y maridos en los campos de batalla.  Esta observación, sumada a su historia personal, generó en el fundador una visión: transformar la soledad de estas mujeres en maternidad social, uniéndolas a niñas y niños necesitados de una madre en una comunidad de familias sustitutas. 

La primera Aldea Infantil SOS fue fundada en Imst, Austria, en 1949. El inicio, sumamente modesto, fue recibido con desconfianza por parte de la ciudadanía pero poco a poco se fue ganando el respaldo de muchas personas que apoyaron con pequeños aportes. En pocos años el esfuerzo fructificó y las Aldeas Infantiles SOS se extendieron por todo el mundo. 

El Doctor Hermann Gmeiner falleció el 26 de abril de 1986 y su sucesor, Helmunt Kutin, actual presidente de la Federación Internacional de las Aldeas Infantiles, creció y se formó en una de las familias de la Aldea Infantil SOS de Imst. 

Desde 1995 Aldeas Infantiles SOS es miembro de la ONU, con la categoría de “NGO in consultative status (Category II) with the Economic and Social Council of the United Nations”. 

En el año 2002 Aldeas Infantiles SOS fue distinguida con el galardón de fama mundial “Premio Humanitario Conrad N. Milton” por contribuir de manera extraordinaria a aliviar el sufrimiento humano. 

Los principios de acción

El concepto de Aldeas Infantiles SOS se basa en cuatro principios de acción fundamentales:

La madre: las madres establecen una relación estrecha con cada niño y niña que se les confía, guían su desarrollo brindando el amor y la estabilidad que cada uno de ellos necesita.  Como cabeza de la familia, maneja su propio presupuesto y conduce su hogar de forma autónoma. 

Hermanos y hermanas: niños y niñas de diferentes edades viven juntos como hermanos.  Los vínculos familiares se desarrollan de manera natural, las hermanas y hermanos biológicos permanecen dentro de la misma familia SOS.  En cada familia SOS viven en promedio 8 o 9 hermanos y hermanas. 

La casa: la casa es el hogar de la familia, con su propio sentir familiar,  con su ritmo y su rutina. Bajo este techo se disfruta un verdadero sentimiento de seguridad y pertenencia.  Niñas y niños crecen y aprenden juntos, compartiendo las responsabilidades, alegrías y penas de la vida cotidiana. 

La Aldea: una Aldea Infantil SOS típica está integrada por 10 a 15 casas. Las familias crean entre ellas un entorno de apoyo donde niñas y niños puedes disfrutar de una vida digna y feliz. El modo de vida de las familias SOS es similar a las condiciones de vida locales, las niñas, niños y jóvenes asisten a las escuelas de los alrededores y aprenden a participar activamente en la sociedad. 

Los modelos de atención


Aldeas Infantiles SOS posee dos grandes ejes de acción:

Programa de Acogimiento Familiar
(la Aldea Infantil propiamente dicha)que atiende a niños y niñas, adolescentes y jóvenes dentro de un modelo familiar que garantiza plenamente los derechos humanos de niñas, niñas y adolescentes, ofreciéndoles cuidado y protección a largo plazo.

Programa de Fortalecimiento Familiar
que atiende a niños y niñas través de Centros Sociales, Centros y Hogares Comunitarios, previniendo el abandono infantil, promoviendo el desarrollo integral del niño y la niña y el fortalecimiento y desarrollo familiar y de la mujer.  
Actualmente existen 500 Aldeas Infantiles SOS en 132 países y territorios, atendiendo a más de 60,000 niñas, niños y jóvenes.  Se atiende también a población externa, en escuelas, Centros Sociales, Centros Médicos y a través de Programas de Emergencia SOS, sumando un total de 1900 establecimientos que brindan servicio a más de un millón de personas a nivel mundial. 


El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player



*** ¿CÓMO AYUDAR? ***