*** LAS CRÓNICAS ***

22) Visita Aldea Infantil SOS Quetzaltenango

Al día siguiente de haber arribado a Quetzaltenango (también conocido como Xela) y luego de reponer las energías después de una semana de intenso pedaleo por el corazón de la Sierra Madre guatemalteca, me esperaba un nuevo compromiso con los chicos: la visita a la Aldea Infantil de la ciudad.

Aldeas SOS QuetzaltenangoPaseando a los chicosEra el 9 de Abril, exactamente a un mes de mi anterior visita en Tuxtla Gutiérrez,  México. Habíamos estado coordinando el encuentro a través del correo electrónico con Rosa, la asistente social de la Aldea y habíamos fijado la cita para las 14 horas. Miriam me escoltó con su auto desde la casa hasta el centro, donde estaba ubicada la Aldea, y llegué puntualmente para ser recibido con todos los honores.

El suelo del corredor de entrada estaba tapizado con hojas de pino, algo que según me explicaron después, estaba reservado sólo para ocasiones muy especiales. Apenas ingresé comenzó un espectacular despliegue de petardos y cohetes que enmudeció las palabras y llenó el ambiente de humo blanco. Un arco adornado con globos azules y blancos galardonaba el acceso a la Aldea. Rápidamente fui rodeado por los chicos y se acercaron los medios de prensa. visitando las familiasDespués de atender sus inquietudes pasamos un buen rato paseando a los chicos en Maira, que demostraron tener una ansiedad irrefrenable a la hora de subirse a mi querida bici. Llegué a contar seis chicos en simultáneo (!!) recibiendo agradecimientospugnando por ganar un lugarcito en la congestionada Maira que trataba de abrirse paso en la marea infantil que nos rodeaba.

De ahí pasamos al salón comunal, que también estaba adornado con globos azules y blancos, y en una especie de conferencia de prensa improvisada les conté un poco de qué se trataba el viaje y respondí a todas sus preguntas. Hubo una sesión de agradecimientos, en la que micrófono en mano, muchos niños y niñas se acercaron a regalarme sus emotivas palabras de aliento. Cada frase que salía de ellos era un empujón increíble para seguir con esta odisea en dos ruedas.

Una Aldea con mucha historia

La fuerza impulsora para la creaciónSonrisa exultante! de la Aldea Infantil SOS de Quetzaltenango fue el terremoto visitando las familiasque asoló la región el 4 de Febrero de 1976. Luego de realizar múltiples gestiones se acordó alquilar una casa para tenerla como sede e iniciar la labor de Aldeas Infantiles SOS, recibiéndose al primer grupo de 8 niños desamparados el 26 de Abril del mismo año. El número de niños fue incrementándose paulatinamente por lo que se vio la necesidad de arrendar otra casa. El 11 de Septiembre se colocó la piedra fundamental para la construcción de la Aldea Infantil SOS Quetzaltenango en un terreno ubicado en la avenida 22 y 3ra calle, zona 1, en el actual Visitando las familiascentro de la ciudad. Paulatinamente se fueron construyendo las diferentes edificaciones que constituyen la Aldea, contando en Febrero de 1979 con un jardín de infantes, 12 casas de familia, casa del director, administración, área pedagógica, salón de usos múltiples y área verde para recreación.

Los hogaresActualmente la Aldea cuenta con 14 hogares familiares que albergan un total de 121 niños y niñas y se cuenta con tres comunidades de jóvenes que albergan un total de 30 personas. El enclave céntrico en el que se encuentra ubicada la Aldea permite el fácil acceso de los chicos a los servicios médicos y educativos de la comunidad.

Abrazos gratisDurante estos casi 32 años de funcionamiento la Aldea SOS Quetzaltenango ha brindado cobijo a más de 400 niños, niñas y jóvenes, otorgándoles un hogar, una madre, alimentación, vestuario y todo lo necesario para tener un desarrollo como personas en un entorno adecuado y justo para ellos.

Visitando los hogares

Con las tíasLa tradicional visita a los hogares para saludar a cada uno de los niños y niñas se fue extendiendo hasta bien entrada la noche. 14 casas era un número respetable y quería besar y abrazar a cada uno de ellos. Mientras me encontraba en la última de las casas vimos por la ventana que una multitud se Un saludito para la gente!agolpaba fuera del hogar. Eran los chicos que venían a darme un último saludo cargados de regalitos para que me llevara de recuerdo. Como habían visto a Oliver quisieron renovar mi familia de peluches con decenas de nuevos amigos, pero tuve que declinar su amable oferta por falta de espacio. De todos modos acepté las numerosas pulseritas y cintas que me obsequiaron y que inmediatamente pasaron a ser parte de los adornos de Maira.

Antes de partir me entregaron el presente para los chicos de la Aldea SOS Mar del Plata, una verdadera obra de arte cargada de afecto y amor.



Regalo para las Aldeas SOS Mar del Plata

Todos podemos ayudar

Como dijo el fundador de las Aldeas SOS, Herman Gmeiner:

“Hacer el bien es fácil, cuando muchos ayudan”. 

Un castillo de arena se construye poco a poco. Por qué no aportar nuestro granito de arena y hacer posible que esta noble tarea pueda seguir adelante? Todos podemos colaborar con la institución por medio de donaciones. Se animan?

Para aquellos que quieran canalizar sus aportes directamente a las Aldeas SOS de Guatemala pueden hacerlo por medio del siguiente contacto:

Fabiola Marroquín
Teléfonos:  (502) 2434-3008 / 2431-5255
e-mail: amigossos@aldeasinfantilessos.org.gt          fabiola.marroquin@aldeasinfantilesos.org.gt   

 

Desde ya, MUCHAS GRACIAS POR SU CONTRIBUCIÓN!!

 

Agradecimientos

Mario Morales, director de la Aldea SOS Quetzaltenango, por realizar las gestiones necesarias para que esta visita fuera posible.

Rosa Elena Ríos Quiroa, asistente social de la Aldea SOS Quetzaltenango, que me recibió con gran cariño y afecto y me acompañó durante todo el tiempo que estuve visitando las instalaciones.

A todo el personal de la Aldea y los voluntarios que realizaron un esfuerzo muy grande para que la recepción fuera algo inolvidable.

A los medios que se acercaron a cubrir la visita, demostrando un gran interés en el trabajo social de la Aldeas Infantiles SOS, en particular a José Manuel Soberanis.

A todas las tías, mamás, niños y niñas de la Aldea SOS Quetzaltenango por la inagotables muestras de afecto y amor que recibí de ustedes mientras estuve en sus hogares.

Miriam Bartlett, por el apoyo logístico invalorable antes, durante y después de mi visita a la Aldea OS.

 


CERRAR